Archivo

Basurales, por Guillermo Lehmann

Escrito por radio

Quema en basural de La Granja

Los basurales a cielo abierto ya no son excusa para que las autoridades no se comprometan a erradicarlos. Cada vez amontonan más residuos, se producen quemas muchas veces provocadas por los mismos empleados cumpliendo directivas, generan focos de moscas y alimañas, y resultan sumamente molestos para quienes habitan permanentemente en sus cercanías. Los altos costos de traslado al predio ubicado en la ruta 36 en el ejido de la capital, obligaron a los funcionar a recortar esas partidas y optar por seguir acumulando sin freno montañas de basura sin tratamiento ni clasificación. Sólo Unquillo avanzó en un plan de recolección diferenciada y aprovechamiento del plástico y los papeles y cartones que llegan a vender a empresas, y así logro reducir en más de un 50 por ciento la basura que sale de esa ciudad. El resto sólo malgasta dinero, y no demuestra preocupación por concientizar a la población ni comenzar programas serios y continuos de recolección, tratamiento y deposición final de la basura. Todos los días cada municipio aumenta en toneladas el otro gran problemas de las Sierras Chicas, que muy pocos se animan a reconocer y enfrentar.

2 comentarios

  • Guillermo, el tema de la contaminación está muuuuy lejos de ser atendido como corresponde. Parece que el hombre no aprende y prioriza sus miserables interese sobre la vida. Pero aun así, debemos luchar hasta que estemos muertos… hasta que no podamos más… luchar por la vida Guillermo; vos que sos joven, y los más chicos que vos; deben tomar la posta y tener como bandera: PRIMERO LA VIDA.

    “Las descargas cloacales de once municipios —incluida la capital— en el lago San Roque, lo sitúan tercero en el ranking de contaminación del país.
    Por exceso de materia orgánica abunda un tipo de algas que contienen toxinas, que atacan el hígado y el sistema nervioso, y no se eliminan con los sistemas habituales de potabilización.
    FUNAM describe un problema similar en Embalse Río Tercero, al que se agrega —denuncian los ecologistas— la contaminación térmica producto de la refrigeración de la central nuclear. Según la Dirección Provincial del Agua, “no surgen motivos de alarma”.

  • No les parece que es mucha casualidad que justo los barrios que salieron a reclamar por el tema de las moscas ahora tienen basurales a cielo abierto? Porque no dejan de burlarse de los vecinos y se dan cuenta que esto fue una mala jugada de los empresarios que para hacernos quedar mal crearon ellos mismos estos basurales? Por favor que falta de control y sinceridad

Dejar un comentario