Noticias

Sierras Chicas. entregaron petitorio para defender el ambiente

Paso de la cruzada por Agua de Oro

Paso de la cruzada por Agua de Oro

 

Más de una docena de organizaciones no gubernamentales del área Sierras Chicas elevaron a las autoridades provinciales un documento que resume las amenazas que sufren los recursos naturales y ambientales del sector. A fin del año pasado, organizaron una cruzada de relevamiento de estas problemáticas desde Ascochinga hasta La Calera. Luego, concluyeron que hay serios problemas vinculados al uso del agua y sus derivaciones sociales y naturales, como la disminución de la oferta natural de agua, el desorganizado uso del suelo, las políticas de desalojos, intereses contrapuestos entre diferentes agentes sociales y actividades productivas y de servicios que desembocaron en conflictos vecinales. “En este escenario, los abordajes no sólo merecen una mirada técnica para llevar agua y solucionar un problema, sino a través de procesos de ordenamiento territorial participativo”, explican los integrantes de la llamada Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos que congrega a esas organizaciones de esta región. Sugieren a las autoridades avanzar en la definición urgente de los radios urbanos de cada localidad, para facilitar el control de los municipios sobre los desmontes, y evitar las autorizaciones de loteos en áreas de cuenca. También actualizar normativas relacionadas con usos del suelo y fraccionamiento de tierra, para la protección del patrimonio natural y social; y evitar la subdivisión y loteos de la tierra en áreas protegidas municipales y provinciales. Además solicitan la regularización de la tenencia de la tierra a favor de pobladores que por décadas trabajaron y vivieron en ellas, y la conservación a perpetuidad de espacios públicos con bosque nativo;asi como de los cursos permanentes o transitorios de agua para garantizar el adecuado manejo y su acceso público. Dentro de ese conjunto de prioridades solicitan el cierre definitivo y saneamiento de los basurales a cielo abierto y su erradicación porque en su mayoría se encuentran en cabeceras de cuenca, y la remediación de áreas de explotación de mineras abandonadas en La Calera, Saldan, Villa Allende, El Sauce y Candonga, con la reforestación de las áreas ociosas. Procuran también que se declare a las Sierras Chicas como área de patrimonio hídrico y natural provincial con el objetivo de constituirlas en un corredor hídrico similar a la reserva hídrica de Pampa de Achala.

Dejar un comentario