Noticias

Villa Allende: el intendente Colombo denuncia inesperadas deudas de la anterior gestión radical

Colombo explicó que en los últimos días de su gestión, Máximo Martínez, libro cheques a fecha hasta mayo por más de 1,8 millón de pesos. La deuda general del municipio asciende a 19 millones de pesos.

Héctor Colombo en el despacho de la intendencia

El intendente peronista Héctor Colombo, que asumió esta semana luego de 23 años de gobiernos radicales, se mostró muy preocupado por la deuda que deberá afrontar su administración en los próximos meses. En primer término, Colombo explicó que en los últimos días de su gestión, Máximo Martínez, libro cheques a fecha hasta mayo por más de 1,8 millón de pesos, lo que significa un endeudamiento diario que limita las posibilidades de implementación de medidas de gobierno ensayadas antes de la asunción. Según explicó el flamante funcionario la deuda general del municipio de Villa Allende asciende a casi 19 millones de pesos, sobre un presupuesto anual de alrededor de 80 millones de pesos. Además explicitó que la deuda a proveedores asciende 1,6 millón de pesos, y también se acumuló un monto de 100 mil pesos en concepto de horas extras facturadas por empleados durante noviembre. “Nos encontramos con un municipio sin un solo peso en los bancos y con obligaciones a corto y mediano plazo que comprometen el normal desenvolvimiento de la administración”, sentenció Colombo. Para tratar de revertir la situación el mandatario aclaró que el viernes se pudo depositar el monto del pago de medio aguinaldo a los empleados, 870 mil pesos, y se tratará de renegociar las deudas contraídas con proveedores. Su gabinete esperará el monto de la coparticipación que recibirá en los próximos días y la evolución del margen de recaudación por tasas de servicios para la propiedad para garantizar el pago de los salarios a los empleados en el próximo mes, aunque adelantó que ese cumplimiento será la absoluta prioridad de su gestión. Además se adoptarán medidas de recorte de gastos en horas extras, gastos corrientes, se propondrá un plan de regularización de deudas de los contribuyentes, habrá intimaciones de cobro, control estricto de egresos, y un profundo plan de reorganización administrativa y de recursos humanos. “Esta situación inesperada nos significa una seria limitación de recursos para disponer libremente de la administración y los programas de gobierno”, se lamentó Colombo. Aunque ya lo adelantó en su asunción, el intendente efectuará una auditoría administrativa para determinar la validez del endeudamiento comprometido por las administraciones anteriores. En este contexto remarcó la buena predisposición de los trabajadores para afrontar las primeras medidas de ajustes y aclarar la situación económico financiera del municipio.

Dejar un comentario